PARAÍSO, UN CAMINO DE 50 AÑOS QUE NOS PERMITE ALCANZAR EL 70?L MERCADO
PARAÍSO, UN CAMINO DE 50 AÑOS QUE NOS PERMITE ALCANZAR EL 70?L MERCADO

Baruch Ivcher encierra muchas anécdotas, buenas y malas, de caídas y subidas, en cinco décadas como CEO de la empresa líder en la industria del bienestar y descanso. Hoy, ve todo ese camino más como una enseñanza.

“Con Paraíso, empecé hace 50 años, cuando eran 3,000 m2 y unos 40 trabajadores, hoy tenemos 110,000 m2 y 1,450 empleados, y el año que viene nuestra ambición es llegar más lejos”, dice Ivcher, empresario de origen israelí que se ha enfocado en el desarrollo de su empresa de colchones, la que le ha permitido alcanzar el 70?l mercado tras un camino desde 1967.

Y como es usual, los momentos políticos impactan en lo económico y por ende en el ámbito empresarial. Los primeros años de Paraíso así lo vivieron. Era 1968 y se vivía la dictadura militar de Juan Velasco Alvarado. “Era una época en que importar era difícil, no había dólares, el impuesto aduanero era alto, de 30% o 40% sobre la materia prima y el desarrollo era lento. La moneda, el Sol, estaba devaluada, lo que buscábamos era sobrevivir. Luego vino Morales Bermúdez; poco a poco, era más fácil, hasta llegar a los años ochenta”.

“En setiembre de 1981 nos llegó un peor momento. Un incendio que solo nos dejó S/ 1,000 millones (de ese entonces) en pérdidas, el más grande hasta ese momento en Lima. Estuvimos en la lona, golpeados. Pero, ¿cómo renacer de las cenizas? Parte importante fue el capital humano, los trabajadores estuvieron ahí en todo momento. Yo viajé afuera y alquilé maquinaria, y en dos meses ya estábamos produciendo. Salimos de la nada. La fuerza laboral es lo que ha hecho que salgamos adelante con un nuevo horizonte para la empresa”, sostiene Baruch.

“Mi vida estaba en Paraíso hasta las seis de la tarde, y luego me quedaba trabajando en el Canal 2 hasta las 11 o 12 de la noche. Me identificaba más con Paraíso”. Es entonces, tras vender Latina en 2013, se traza una nueva etapa en cuanto a planes y diseño. “Nos trazamos una idea: que la innovación iba a ser nuestra base para crecer. Fue la época en la que más productos nuevos lanzamos, adquirimos nuevas máquinas, construimos más en cuanto a espacios”.

El presidente del directorio, también comenta cómo ve a Paraíso en los próximos cinco años. “A la fábrica creciendo como hasta el momento. Puede seguir viniendo la competencia pero nosotros nos mantenemos. Y en cinco años, a mí me gustaría permanecer en la empresa, seguir dirigiéndola. Espero que la dictadura de mi hija (risas) me lo permita, ya que ella es la que está muy metida ahora dentro de la empresa”.

*Extraído, Martes 21 de noviembre del 2017 - Gestión